Yo

Yo
YO, tu hija no deseada sólo necesaria. "SALIRSE DEL CLOSET" es la frase que define a los homosexuales que al fin se atreven a alcanzar su libertad, declarándose ante el mundo en toda la dimensión de su orientación sexual. Durante años se consideraron una "minoría excluída" de la sociedad, por eso aceptaban matrimonios bizarros, como el que le ofreció mi padre a mi enamoradísima madre, quien en el tránsito de sus 11 meses de casada y 8 de mi embarazo, al saber la verdad, optó por morir en mi parto de forma "heróica", y quedé yo...a quien mi padre nunca quiso y a los 4 años abandonó sin volver nunca a saber de mi, pues no está en la esencia del gay tener un hijo de su simiente, si montar el show como el de Ricky Martin a través de vientres alquilados o adopciones entre cámaras y noticias de la "prensa rosa". Hablo en nombre de esos hijos, que sin pedir venir al mundo nos trajeron como objetos utilitarios hasta que nuestros padres decidieran sus vidas, y una vez hecho, nos quedamos abandonados a nuestra suerte, sin familia, calor de hogar ni nada a lo que tiene derecho un ser humano, más aún un niño. Fuimos "COSAS" de desecho. Por éso en este blog denuncio que la verdadera MINORIA EXCLUIDA Y CONDENADA A NO TENER NINGUN DERECHO AL CUIDADO Y ATENCIÓN, POR UNA SOCIEDAD HEDONISTA Y SIN AMOR, SOMOS NOSOTROS, no nuestros padres que ya están aceptados por la sociedad y formaron su propio movimiento social con todas sus garantías, deberes y derechos. Como adulta confieso ¿con qué derecho mi padre me condenó a llevar en mi corazón y alma heridas que nunca han sanado por completo? Reflexionen y piensen dónde está la verdad de toda esta farsa.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

'Ser padre y madre es una vocación de Dios' Si eésto es asi papá, ¿por qué sabiendo que eras gay y no querías hijos no tomaron precauciones tú y mamá para que yo no viniera al mundo al vivir lo que me condenaron a vivir?

El papa Francisco en el congreso diocesano - Roma 14 de junio de 2015

El Santo Padre dice que los matrimonios son la prueba de que es posible vivir el Evangelio
Redacción |   |  ZENIT.org |

“San Pablo escribe que de Dios se deriva toda paternidad y también podemos agregar toda maternidad. Todos somos hijos, pero ser padre y madre es una llamada de Dios”. Es lo que ha afirmado el papa Francisco este domingo, al inaugurar el Congreso Diocesano de Roma.
La paternidad y la maternidad, ha añadido, “es una llamada de Dios y es una vocación. Dios es el amor eterno que se da incesantemente y nos llama a la existencia. Es un misterio, que la Providencia ha confiado, en particular, al hombre y a la mujer, llamados a amarse completamente y sin reservas, cooperando con Dios en este amor y transmitiendo la vida a sus hijos”.
En un discurso improvisado, el Romano Pontífice ha subrayado que “el Señor os ha elegido para amar y transmitir la vida”.  Y añadió: “Vuestros hijos, necesitan descubrir, viendo vuestra vida, que amarse es hermoso. No os olvidéis nunca de que vuestros hijos os miran siempre”.
“Los hijos, antes que vivir en una casa hecha de ladrillos, viven en otra casa, aún más esencial: en la del amor mutuo de sus padres”, ha recordado.
“Para un hijo --ha proseguido el Papa-- no hay enseñanza y testimonio más grande que ver a sus padres que se aman con ternura, se respetan, son amables, se perdonan el uno al otro; Esto llena de alegría y felicidad verdadera el corazón de los hijos”.
Así, ha señalado que “con la relación matrimonial, ejerciendo la paternidad y la maternidad, donais vuestra vida y sois la prueba de que es posible vivir el Evangelio: vivir el Evangelio es posible y hace feliz”. 
“Ser padre y madre significa realmente realizarse plenamente, porque es ser semejantes a Dios. Esto no se dice en los periódicos, no sale, pero es la verdad del amor. Ser padre y madre nos hace mucho más semejantes a Dios”, ha asegurado.
Finalmente, Francisco ha concluido sus palabras indicando que “los padres tienen la vocación de amarse. Dios ha sembrado en sus corazones la vocación al amor, porque Dios es amor. Y esta es vuestra vocación, la de los padres: el amor. Pero pensad siempre en los niños, ¡pensad siempre en los niños!”
“Ser padres se funda en la diversidad de ser, como recuerda la Biblia, hombre y mujer. Esta es la "primera" y más fundamental diferencia, constitutiva del ser humano. Es una riqueza. Las diferencias son riquezas. Hay muchas personas que tienen miedo de las diferencias, pero son riquezas. Y esta diferencia es la "primera" y la diferencia fundamental, constitutiva del ser humano”, ha insistido el papa Francisco, al tomar la palabra durante la inauguración del congreso eclesial de la diócesis de Roma.
En un discurso improvisado, el Santo Padre ha recordado que “cuando los novios vienen a casarse, me gusta decirle a él: '¡No te olvides que tu vocación es hacer más mujer a tu esposa!', y a ella le digo: '¡tu vocación es hacer más hombre a tu marido!' Y así se aman, pero se aman en las diferencias, más hombre y más mujer”. “Y este es el trabajo artesanal del matrimonio, de la familia, cada día; hacer crecer al otro, pensar en el otro: el marido en la mujer, la mujer en el marido. Esta es la comunión”, ha dicho.
Además, ha señalado que “en estos viejos matrimonios que son como el buen vino --que es mejor mientras más viejo-- se ve este trabajo diario del hombre para hacer que su esposa sea más mujer y de la esposa para hacer que su marido sea más hombre. ¡No tienen miedo de las diferencias!” “Este desafío de llevar adelante las diferencias, este reto los enriquece, los hace madurar, los hace crecer y tienen los ojos brillantes de alegría, por tantos años vividos amando así”, ha explicado. “Que gran riqueza es esta diversidad, una diversidad que se convierte en complementariedad, pero también en reciprocidad”, ha enfatizado.
El Romano Pontífice ha subrayado también que “los hombres aprendemos a reconocer, a través de las figuras femeninas que encontramos en la vida, la belleza extraordinaria de la cual es portadora la mujer. Y las mujeres hacen un camino similar, aprendiendo de las figuras masculinas que el hombre es diferente y tiene su propia forma de sentir, de comprender, de vivir”. “Y esta comunión en la diversidad es también muy importante para la educación de los niños, porque las madres tienen una mayor sensibilidad para algunos aspectos de sus vidas, mientras que los padres la tienen para otros”, ha añadido.
Por último, el papa Francisco ha afirmado que “el don del matrimonio, que es tan hermoso, también tiene una misión. Una misión que es muy importante. ¡Sois colaboradores del Espíritu Santo que nos susurra las palabras de Jesús! ¡Sedlo también para vuestros hijos! Sed misioneros de vuestros hijos”. “Ellos aprenderán de vuestros labios y de vuestra vida que seguir al Señor da entusiasmo, ganas de gastarse por los demás, siempre da esperanza, incluso frente a la dificultad y el dolor, porque nunca estamos solos, sino siempre con el Señor y con los hermanos”, ha concluido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada