Yo

Yo
YO, tu hija no deseada sólo necesaria. "SALIRSE DEL CLOSET" es la frase que define a los homosexuales que al fin se atreven a alcanzar su libertad, declarándose ante el mundo en toda la dimensión de su orientación sexual. Durante años se consideraron una "minoría excluída" de la sociedad, por eso aceptaban matrimonios bizarros, como el que le ofreció mi padre a mi enamoradísima madre, quien en el tránsito de sus 11 meses de casada y 8 de mi embarazo, al saber la verdad, optó por morir en mi parto de forma "heróica", y quedé yo...a quien mi padre nunca quiso y a los 4 años abandonó sin volver nunca a saber de mi, pues no está en la esencia del gay tener un hijo de su simiente, si montar el show como el de Ricky Martin a través de vientres alquilados o adopciones entre cámaras y noticias de la "prensa rosa". Hablo en nombre de esos hijos, que sin pedir venir al mundo nos trajeron como objetos utilitarios hasta que nuestros padres decidieran sus vidas, y una vez hecho, nos quedamos abandonados a nuestra suerte, sin familia, calor de hogar ni nada a lo que tiene derecho un ser humano, más aún un niño. Fuimos "COSAS" de desecho. Por éso en este blog denuncio que la verdadera MINORIA EXCLUIDA Y CONDENADA A NO TENER NINGUN DERECHO AL CUIDADO Y ATENCIÓN, POR UNA SOCIEDAD HEDONISTA Y SIN AMOR, SOMOS NOSOTROS, no nuestros padres que ya están aceptados por la sociedad y formaron su propio movimiento social con todas sus garantías, deberes y derechos. Como adulta confieso ¿con qué derecho mi padre me condenó a llevar en mi corazón y alma heridas que nunca han sanado por completo? Reflexionen y piensen dónde está la verdad de toda esta farsa.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

¿Por qué formaste familia con mamá, si hubieras podido constituir una extraordinaria con un ser de tu mismo sexo y condenarnos a mamá y a mi a la muerte y el abandono?

En papa Francisco reza junto a los obispos en el Sínodo de la familia (6 de octubre de 2014)

El documento de 80 páginas servirá de guía para el trabajo que se desarrollará del 5 al 24 de octubre - Link para descargar el documento

En menos de cuatro meses, comenzará en Roma el Sínodo Ordinario de la Familia. Por eso, este martes por la mañana, se ha hecho público el Instrumentum Laboris, es decir, el documento con el que prepararán el encuentro de octubre y que usarán como referencia durante el mismo. Este material de trabajo ha sido elaborado con las respuestas que los fieles de todas las partes del mundo han aportado al cuestionario que fue enviado desde el Vaticano a todas las Conferencias Episcopales.
Tal y como se recuerda en la introducción del documento, “después de haber reflexionado en la III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos de octubre de 2014, sobre Los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de la evangelización, la XIV Asamblea General Ordinaria, que tendrá lugar del 4 al 25 de octubre de este años, tratará el tema La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”.
Asimismo, se indica que este camino sinodal esta marcado por tres momentos íntimamente relacionados: la escucha de los desafíos de la familia; el discernimiento de su vocación; la reflexión sobre la misión.  
El documento de casi 80 páginas está dividido en tres partes.
- La primera parte, llamada “La escucha de los desafíos de la familia” reflexiona en cuatro capítulos sobre “la familia y el contexto antropológico-cultural”, “la familia y el contexto socio-económico”, “familia e inclusión”,“familia, afectividad y vida”.
- En la segunda parte, que aborda el “Discernimiento de la vocación familiar”, sus capítulos tratan la “familia y pedagogía divina”, “familia y vida de la Iglesia”, “familia y camino hacia su plenitud”. Entre los temas: plenitud sacramental, la indisolubilidad como don y tarea, la fecundidad de los cónyuges, el miedo de los jóvenes a casarse.
Finalmente, la tercera parte llamada “La misión de la familia hoy”, trata en varios capítulos sobre “familia y evangelización”, “familia y formación”, “familia y acompañamiento eclesial” y “familia, reproducción, educación”.
El renovado interés por la familia --asegura el cardenal Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos en la introducción-- suscitado por el Sínodo, se confirma por la amplia atención que le reservan no solo desde los ambientes eclesiales, sino también de parte de la sociedad civil.
En el amplio documento, en el que se abordan las temáticas y desafíos que más preocupan a los fieles sobre la familia, se recuerda que “la Iglesia es consciente del alto perfil del misterio procreativo del matrimonio entre hombre y mujer”. Por tanto, “pretende valorar la gracia originaria procreativa que acoge la experiencia de una alianza conyugal sinceramente dirigida a corresponder a esta vocación originaria, y a practicarla en justicia”.

Durante la presentación del Instrumentum Laboris, el cardenal Erdö y monseñor Bruno Forte ofrecen las claves para la lectura del documento de preparación para el Sínodo de la Familia que se celebra el próximo mes de octubre  

"La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo" es el tema elegido para el próximo Sínodo de los Obispos que tendrá lugar en el Vaticano el próximo mes de octubre. Este tema “revela una actitud que ha requerido una atención especial a las circunstancias del mundo contemporáneo”, tal y como ha asegurado el cardenal Peter Erdő, Relator General de la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, durante la presentación esta mañana en el Vaticano de la Instrumentum Laboris. 
Durante la rueda de prensa, se ha destacado como palabra "acompañamiento" como la actitud clave de la Iglesia en todo lo relacionado con familia y la pastoral que se preocupa de ella en los diferentes ámbitos. 
Analizando la estructura del documento, el purpurado ha explicado que el primer capítulo habla de la familia en el contexto antropológico-cultural. A propósito ha recordado que es necesario tener en cuenta que recientemente los matrimonios, también los civiles, disminuyen, y el número de divorcios y separaciones va en aumento.
También se habla mucho de la dignidad de la persona como individuo, pero, ha advertido que
"la transformación de esta verdad en lenguaje institucional produce a veces situaciones contradictorias” produciendo un “individualismo que pone en el centro de la atención la satisfacción de los deseos que no lleva a una realización plena de la persona”.
El cardenal también ha llamado la atención sobre la “separación de la sexualidad de la procreación” y el “individualismo general” que contribuyen fuertemente al descenso de la tasa de natalidad.         
Por otro lado se observan las “tendencias que quieren ampliar el concepto de matrimonio, familia y paternidad vaciando así de contenido estas mismas categorías”, ha advertido el cardenal.
Otro punto sobre el que se llama la atención son “las políticas económicas imprudentes que ponen en riesgo incluso las relaciones dentro de la familia”. Pero, ha asegurado el cardenal Erdö que “la familia permanecerá siempre ‘el pilar fundamental e irrenunciable del vivir social’ siendo escuela de humanidad".
A propósito de la familia en la formación de la afectividad, el documento hace referencia a los problemas y desafíos procedentes de la revolución biotecnológica y a la posibilidad de hacer independiente el acto reproductivo de la relación sexual entre hombre y mujer.
El la última parte del documento, tal y como ha explicado el cardenal “se hace mención a la atención pastoral de aquellos que viven en el matrimonio civil o viven juntos”. Aquí también se reflexiona sobre las causas de nulidad matrimonial y los matices y procesos que son necesarios estudiar con más detenimiento.
Por su parte, monseñor Bruno Forte, secretario especial de la Asamblea del Sínodo, ha aportado la visión teológica y espiritual. En la vida concreta de la Iglesia --ha asegurado-- la familia es vista por el texto no solo como objeto y destinataria, sino como sujeto y protagonista. “Por eso se evidencia la constitutiva dimensión misionera, reconociendo en la realidad familiar el camino de la Iglesia accesible a la mayoría para conocer y experimentar la medida divina del amor.
También ha querido destacar la “misericordia hacia las familias heridas y frágiles” como una de las prioridades en la pastoral familiar. Así como la necesidad de acompañar a los jóvenes en el miedo a casarse, generado muchas veces por el temor en general a los compromisos definitivos. Haciendo también referencia a uno de los temas más mediáticos de este Sínodo, monseñor Forte ha recordado la importancia de líneas pastorales comunes que apunten hacia la integración en la comunidad cristiana de los divorciados vueltos a casar civilmente.
La conclusión del documento llama la atención sobre la importancia para todo el camino sinodal de la guía del papa Francisco “ha convocado con un año de distancia sobre el mismo tema dos Sínodos diferentes”. No se puede olvidar --ha concluido-- que la celebración del próximo Sínodo se sitúa en medio del Año Jubilar de la Misercordia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada